17.8.09

tía

11
. m.
Arg. Tratamiento afectuoso que se daba a los negros viejos.

13. f. prostituta.

14. f. rur. Ar. y Cast. Madrastra y, algunas veces, suegra.

8 comentarios:

  1. 11. Casualmente, los niños con los que trabajo acá en Brasil, me dicen tia. Casi todos son negros y afectuosos.

    13. Sin comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Maestra, estoy llegando a la conclusión que el diccionario no sabe lo que dice. ´

    Por la acepción 11, también yo soy una tía, mire que curioso.

    Salú pue.

    ResponderEliminar
  3. Uy, aquí en Argentina y en mi casa, sería:

    HERMANA DE MIS PADRES...

    Me encanta este blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. "Tío Guachupecito, siéntese, siéntese, siéntese / Paraíto na'a más ai sobrinos": me dicta la memoria más vieja.
    Como también recordaba Rafael Muñoz en el boletín de Libélula libros, ahí mismo dice que: todo negro viejo es tío y todo negro joven, sobrino.
    Sin consideración al color, serás tía de los niños con los que trabajas; pero no por edad.
    Hacías falta, sobrina.

    ResponderEliminar
  5. Cuantas veces usamos esa palabra con sentimiento afectuoso, y la dedicamos cariñosamente a personas con las que no tenemos lazos sanguíneos. Ese es el significado que más me gusta.
    Que belleza debe ser para vos, Angela, que los niños con quien compartís el día, te llamen "tía".
    ¡Cariños!

    ResponderEliminar
  6. Muestras una cara del diccionario tan graciosa, tan aterradora, tan patética, tan primorosa... Cada vez me gusta más.

    ResponderEliminar
  7. Tío Johan, me alegra verlo por acá. Salú.
    Sil, en Colombia yo también vendría siendo la tía de la hija de mi hermana. Pero como no tengo hijos, entonces la RAE también me considera prostituta. Curiosidades divertidas.
    Jose F., pues una adolescente me dijo en estos días que tengo que tenerle paciencia porque la mamá de ella tiene mi edad. Y ni hablar de Ruan, que tiene cinco anhos y me debe ver como una anciana decrépita. Gracias por tus siempre bacanos comentarios.
    Lauri, la verdad no es bello, es más bien difícil. Pero así me gusta.
    Camilo y Esteban, pues me alegra muchísimo y también me alienta.

    ResponderEliminar